El Burlesque empodera a la mujer con una nueva imagen de su cuerpo, entre tacones, lencería y pezoneras.

Es el arte de seducir y seducir al público no es fácil. Insinuar, pero sin enseñar. El mírame pero no me toques. Y sobretodo seducir al público más exigente: a TI misma. no es nada fácil y es que todavía hay ese pudor, ese miedo  y dejar a un lado la vergüenza propia; enfrentándose al espejo poniendo posturas excitantes

Como cualquier baile, el burlesque tiene su técnica y sus pasos o figuras. La ducha, que es bordear el cuerpo y el pelo con las manos de forma lujuriosa –la completa incluye también las piernas–. La presión de las manos es aquí algo importante que marca la diferencia, ya que no es lo mismo hacerlo tímidamente, sin fuerza, que ejerciendo una considerable presión.

Los golpes de hombros y caderas se llaman bumps y los movimientos circulares, estos que parten de la cintura y que hay que hacer en toda su amplitud, echando el culo lo más atrás posible, se denominan grinds. El shimmy es un movimiento típico de esta disciplina y consiste en menear los hombros para imprimir un movimiento al pecho.